Home » Dónde comer Plantas » Piggy Pops: pizzas veganas en la CDMX

Piggy Pops: pizzas veganas en la CDMX

pizzas veganas cdmx

Para los que no nos conocemos bien aún, en Plant Eaters no nos consideramos chefs, y reconocemos (y agradecemos) que ya existan muchos sitios buenos para compartir recetas vegetarianas y veganas. Es por eso que nuestra misión es destacar negocios locales a lo largo de México quienes están haciendo comida vegana y vegetariana. Nos encanta conocer a los fundadores y compartir con ustedes un poco de su historia. Tuvimos el placer de platicar con PIGGY POPS, un nuevo negocio de pizzas veganas en Coyoacán, CDMX. Los encontramos en Instagram hace unos meses y nos llamó mucho la atención no solo las fotos de sus pizzas deliciosas pero también la personalidad de la marca, por ejemplo en su perfil nos comparten que son 🐣 Animal lovers y Rocker aliens 👽. 

Cuando recibimos las respuestas a nuestras dudas de la entrevista, nos emocionamos mucho, cómo pueden ver, se lee como un libro corto, con prólogo, capítulos, y una trama clara. La disfrutamos un buen, y estamos segurxs que a ustedes también les va a encantar. 

Y ASÍ COMIENZA… ACOMPÁÑENOS A LEER ESTA LINDA HISTORIA….DE PIZZAS VEGANAS

pizzas veganas

PRÓLOGO

Luego de una temporada de incertidumbre, Piggy Pop’s pudo, por no decir que se dignó, responder una entrevista.

CAPÍTULO I

Desde hace tiempo veníamos cuestionando nuestra existencia y la huella que dejaremos en el mundo, no sin antes reflexionar en lo que ya le habíamos hecho a la Tierra, a las especies, a nosotros mismos. Justo antes de la pandemia decidimos avocarnos al veganismo, entonces hace un año ya que llevamos, que tratamos, que aprendemos de la filosofía vegana. Piggy Pop’s nace en circunstancias extrañas: en medio de la emergencia sanitaria por COVID. No hemos podido definir la causa exacta del nacimiento de este proyecto, pero Juliana (mujer sonorense, alta, blanca, tatuada, diseñadora gráfica, escritora) y Elii (mujer sin raíces identificables, chaparrita, morena, con menos tatuajes, pintora, escritora) están felices de haberse aliado por convicciones personales para crear un espacio libre de crueldad.

CAPÍTULO II

Aunque la marca refleja un gusto inherente al rock, a veces escuchamos cumbias, boleros y viejitas, pero bonitas. No vamos a negar que en ocasiones se cuelan en nuestros playlists el tan odiado reggaetón. Sin embargo, recordando un poco la historia de la música, el rock se caracterizó por romper esquemas, saltar lo establecido y alzar la voz, que son en parte algunas de las particularidades del veganismo: luchar por quebrar un sistema de opresión e injusticia. En cuanto al nombre del proyecto, Piggy Pop’s, no hay mucho qué decir, sólo que nos gusta Iggy Pop. Somos rocker por esta obvia razón, pero eso de aliens… ¡vaya!, pues a ojos de la sociedad los veganos somos de otro planeta porque no empatamos con lo que está escrito.

A la gente le gusta nuestras pizzas, pero nunca habíamos emprendido en este bisnes. Cuando nos decidimos por el veganismo comenzamos a buscar las alternativas a lo que comíamos, porque cuando uno es nuevo sólo come tofu, ¿o no?, y un día en casa nos dio hambre y se nos antojó una pizza. Pues pusimos manos a la obra y Juliana le preguntó a Elii “¿Por qué no las vendes?”, entonces Elii invadió durante meses con harina y aceite el departamento que compartíamos, hasta que afortunadamente la vida nos puso a grandes personas que nos apoyaron para invertir en un pequeño local. Ahora ninguna de las dos tiene que sacudir de harina la ropa del clóset.

pizzas veganas cdmx

CAPÍTULO III

Nunca nos habíamos dedicado al mundo de las pizzas más que para comerlas, y ahora que las hacemos tampoco nos consideramos pizzeras. El mercado de pizzas veganas en CDMX es amplio, a pesar de que el veganismo en general apenas está siendo acogido bajo ese término. ¿Cuántas cosas hemos comido que sin querer queriendo son veganas? Hacernos esa pregunta nos llevó a pensar que cada proyecto debe tener en claro si adopta una visión vegana o si sólo es un emprendimiento plant-based

No somos competencia de nadie, aunque en la jerga mercantil todos tendríamos que serlo, tirándole a enemigos, pero no. Todos tenemos la oportunidad de crecer, de ofrecerle a la gente una opción libre de crueldad animal. Tacos, tortas, jochos y comida muy pipirisnais le están dando a la humanidad una oportunidad de redención. Hay que comer de todo. Y lo bueno es que en la CDMX nunca te quedas sin ningún platillo que algún creativo culinario, experto o no, haya veganizado.

Lo que sí hay que mencionar acerca del mercado de pizzas veganas en la CDMX es que la mayoría de proyectos pizzeros ofrecen sabores fuera de lo tradicional. No es que no tengamos la capacidad en Piggy Pop´s de ofrecer lo mismo, pero la sociedad no vegana puso un foco rojo sobre la comida a base de plantas, y nosotros —con el ímpetu de que más gente considere la alimentación libre de derivados animales—, decidimos comenzar a ofrecer pizzas que se sientan más familiares con las costumbres.

Es común que haya sectores que consideren el veganismo como elitista, y en parte se debe a que muchas opciones de comida vegana tienen un concepto difícil de aceptar gracias a las herencias culturales. Es decir, el daño histórico-social lleva a creer que ciertas prácticas son de ricos y de gente con X nivel académico que les permite sentirse superiores. Acercar a la gente debería de ser un acto bondadoso, comprendiendo esta evolución social.

Nosotros manejamos los sabores típicos de cadenas comerciales porque consideramos que la alimentación a base de plantas también se entrena, todo paladar evoluciona a su ritmo. Imagina querer derrumbar años de historia con algo tan ajeno a las costumbres. Comer una pizza de espárragos y palmitos en lugar de una pizza hawaiana, por citar un ejemplo. Esto es como empezar la vida escolar: no entras a la primaria para aprender ecuaciones de clase universitaria; bueno, bueno, salvo casos excepcionales de cerebros superdotados, pero en sociedad como un sólo cerebro, nos hace falta mucho para ser superdotados con respecto a nuestra relación con la naturaleza y las especies con las que convivimos en la Tierra. No somos inigualables, pero queremos darle al barrio, a la banda, algo que puedan adoptar de manera más fácil en lugar de rechazarlo.

CAPÍTULO IV

La masa de nuestras pizzas es casera y tenemos toda la intención de que guste a quien la pruebe. Nos levantamos tarde, aquí nada de que al que madruga Dios le ayuda, nadie se despierta con el canto del gallo. Aunque los sabores que manejamos son tradicionales, las pizzas las diseña el hambre, o sea, mientras haya masa que le caiga lo que sea, de esa forma podemos decir qué le queda chido o no.

CAPÍTULO V

Piggy Pop’s nace en la pandemia, por lo tanto, nuestros retos, fortalezas y debilidades llegaron por todas partes. Más allá del tema económico, que es el primero en el que casi cualquiera pensaría al hablar de proyectos emprendedores, el que más trabajo cuesta superar es el de los colegas. Podrás tener miles que se te caigan de la cartera, pero si no caminas con gente capaz de tener estrategias, soportar los golpes y festejar un logro, cualquier idea se viene abajo o nunca se construye. Dar amor a un proyecto debe venir en partes iguales.

CAPÍTULO VI

No sabemos a ciencia cierta a dónde llegará Piggy Pop’s porque la vida cambia a cada rato. Lo que sí sabemos es que amamos nuestro proyecto, el cual se sigue construyendo paso a paso. Es como una sopita que preparas: a veces te pasas de chile, a veces necesita más sal, le quitas, le pones… así es esto. Como diría Darwin: es cuestión de irse adaptando, nunca nada es estático. Nuestra misión es ser una opción para evitar la crueldad animal, pero somos una opción entre tantas, y además de hacer comida seguimos estudiando sobre veganismo y todo lo que nos rodea para no ser, como ya dijimos, una idea que nunca se llevó a cabo.

México necesita veganismo, primero que nada por una emergencia sanitaria y de salud pública (a riesgo de que la comunidad nos cachetée porque ese no es el fin primordial del movimiento). Nuestro país es dichoso en todo tipo de climas. Es como si México fuera una Tierra pequeñita que lo contiene todo, y como lo contiene todo corre un gran riesgo de ser explotado en su totalidad por la producción industrial de derivados animales, todo tipo de derivados. Debemos ser educados con base en la empatía.

Quisiéramos crecer al ritmo adecuado que nos permita poner nuestro granito de arena y sumarnos a diferentes proyectos. Por el momento la única alianza que tenemos es con Vegaffins, el proyecto de repostería vegana de una amiga que nos permite la deliciosa oportunidad de vender sus creaciones.

También hay negocios que nos han permitido nacer porque nos abrieron espacio en sus refrigeradores para nuestras pizzas pocket, las de bolsillo. Sin ellos no habríamos podido ir consolidando Piggy Pop’s.

No somos una pizzería, hacemos comida en forma de pizza. Experimentamos, nos equivocamos, volvemos a hornear por ellos, por los seres que necesitan nuestra ayuda para dejar de ser el plato de otro.

pizzas veganas

pizza vegana cdmx

Puntos claves de Piggy Pops y sus pizzas veganas:

  • Menú: en el sitio web aquí y te compartimos unas opciones de pizzas veganas:
    • Frijolero: Chorizo de soya, frijoles enteros y jalapeños.
    • Chica Ye-Ye: Tipo carne molida Beyond Beef® con mezcla de pimientos.
    • Lupita Mi Amor: Jamón de trigo, piña natural y chile seco del que pica.
  • Días de entrega: jueves a domingo, 3pm a 9pm
  • Ubicación: San Diego Churubusco, Coyoacán, CDMX
  • Cómo pedir: Rappi, DiDi Food y pickup. Para recoger en local pueden enviar mensaje directo por Instagram o al WhatsApp 55 3486 6242 (haz clic aquí para abrir y manda un WhatsApp). 

¿Buscas otra comida vegana en CDMX o otra ciudad? Checa nuestras listas por ciudad:

CDMX
Monterrey
Querétaro
Toluca
Puebla
Guadalajara

O ¿buscas una lista de dónde pedir postres veganos a lo largo de México? ¡Checa nuestra lista aquí!

¡Déjanos un comentario!