Home » Dónde comer Plantas » ¿Quieres dejar a los animales fuera de tu plato pero las dudas te inundan? ¡Sinaí Morelos, nutrióloga vegana y experta en la materia, las aclara!

¿Quieres dejar a los animales fuera de tu plato pero las dudas te inundan? ¡Sinaí Morelos, nutrióloga vegana y experta en la materia, las aclara!

nutriologa vegana

Llevar una dieta basada en plantas no es nada nuevo, muchas personas a lo largo de la historia han hecho de ésta su estilo de vida, Pitágoras, Leonardo Da Vinci y hasta Einsten son ejemplos de ello; sin embargo, es cierto que hoy en día aún existe mucha desinformación y miedo por no llevar una alimentación adecuada y que, consecuentemente, afecte nuestra salud, porque ¿cuántos de nosotros no hemos crecido bajo la idea de que es necesario consumir carne para estar sanos?

Afortunadamente, cada vez hay más evidencia científica sobre los beneficios de excluir a los animales fuera de nuestro plato y, por esto, nada mejor que platicar con una experta en la materia: Sinaí Morelos, nutrióloga vegana, madre y deportista que lleva este compromiso ético con el veganismo. PlantEaters agradece profundamente su tiempo para atendernos y conocimientos compartidos, ¡así que acompáñanos en su entrevista! 

¡Hola, Sinaí! Estamos muy contentos de contar contigo el día de hoy para resolver algunas de las muchas dudas que pueden surgir cuando la gente decide dar un cambio tan importante en su vida como lo es su alimentación, más aún si deciden excluir a los animales y demás productos derivados de ellos de su dieta. Por eso, primero que nada, ¿nos puedes comentar sobre tu formación académica?

Por supuesto, estudié la Licenciatura en Nutrición y, posteriormente, una Maestría en Ciencias en Nutrición Poblacional con enfoque en la investigación. Más tarde cursé otra maestría, ahora en Nutrición Clínica  y Deportiva Vegana y Vegetariana. He tomado diferentes certificaciones en Nutrición Deportiva, Infantil, Embarazo y Lactancia, que son los temas que más me apasionan.

¡Wow! Estupendo. Eres una mujer muy preparada y nuestra emoción se nota, sobre todo porque nos hemos enterado que con tus conocimientos ayudas a otras mujeres a transicionar al veganismo, ¿nos puedes explicar cómo lo haces? Y también ¿cómo fue tu transición? Por lo visto ya llevas muchos años sin carne. 

¡Por supuesto! A los 14 años decidí dejar de comer carne porque descubrí lo que implicaba, es decir, lo que encontramos detrás de la industria, mucho maltrato y sufrimiento, además de que entendí que los animales no están aquí para servirnos, también merecen ser libres y vivir. 

Afortunadamente mi madre me apoyó muchísimo, y lo único que me pidió fue que buscara a alguna nutrióloga que pudiera orientarnos en el tema y tras mucho buscar no lo logré, pero me comprometí a estudiar mucho el tema para llevar correctamente mi nutrición y así lo hice.

A partir de eso decidí estudiar la carrera de nutrición con enfoque en las dietas basadas en plantas para poder ayudar a personas que se encontraran en la misma situación que yo y gracias a eso tuve la fortuna de ser una de las primeras nutriólogas veganas en México. 

Apoyo a las mujeres a hacer una transición informada a una dieta basada en plantas, enfocándonos en su estilo de vida actual y haciendo pequeños pasos, poco a poco y de manera sostenible para lograrlo, me enfoco en mujeres porque he creado un espacio seguro en consulta para ellas.

Eres inspiradora, Sinaí, y tu compromiso con las mujeres y la causa vegana es evidente. Ahora bien, déjanos adivinar, probablemente muchas personas que acuden a ti te externan su temor de dejar de comer animales por miedo a alguna deficiencia vitamínica, ¿no es así? Por ejemplo, ¿qué nos dices sobre el consumo de vitamina B12? 

Es importantísimo informarse antes de hacer la transición a una dieta basada en plantas, en definitiva puede cubrir todos los requerimientos nutricionales pero es una manera diferente de hacerlo, así que de ahí la importancia de la información. 

Verás, la vitamina B12 proviene de una bacteria, esa es la fuente principal. Generalmente en la industria fortifican el pienso con el que alimentan a los animales destinados al consumo humano o bien, suplementan a los mismos animales para que sean una fuente intermediaria, así que como plantívoros lo que hacemos es obtener el nutriente de la forma directa que sería la sintetizada por las bacterias contenida en un suplemento.

Algo que de igual manera considero importantísimo comentar es que pueden leer por las redes que hay fuentes naturales de vitamina B12 como la espirulina, pero lo cierto es que NO son fuentes confiables, contienen análogos de vitamina B12 que nuestro cuerpo no reconoce y por lo tanto no está en su forma activa y puede provocar una deficiencia.

Y justo por este tema sabemos que existen muchos influencers “veganos” por moda, y que de repente dejan de serlo por “problemas de salud”. ¿Qué nos puedes decir al respecto?

Lamentablemente es un tema delicado porque de alguna manera al promocionarse como “vegan” y dejar de serlo lo único que hacen es dañar al movimiento.

Como te comentaba anteriormente, la alimentación basada en plantas puede cubrir todos requerimientos de las personas en cualquier etapa del ciclo de la vida y es sumamente importante hacerlo de la mano de nutricionistas con especialidad en el área para que se realice de manera satisfactoria.

En este aspecto, desafortunadamente muchos profesionales de la salud (doctores o incluso nutriólogos) la mayoría de las veces no están capacitados para sugerir a sus pacientes dietas basadas en plantas, al contrario, ellos mismos lo califican como inseguro o no saludable, al grado de no recomendarlo, o sugerir un “poquito de carne”. Incluso, una bariatra llegó a mencionarnos que por su formación, sería incapaz de darnos una dieta “vegana”. ¿Qué dirías en este sentido? 

Considero que existe aún una gran falta de actualización en el área de la salud respecto a la dieta basada en plantas. En otros países como Canadá y EUA, de hecho, se encuentra recomendada dentro de sus guías de práctica clínica como uno de los tratamientos propuestos para enfermedades crónicas como diabetes mellitus tipo 2.

Creo que es sumamente importante incluir el tema en el ámbito académico, sobre todo en carreras como Medicina y Nutrición, tomando en cuenta además que la tendencia de personas que adoptan una dieta basada en plantas (sea cual sea la razón) va en incremento.

¡Sí! Afortunadamente va en incremento y quizás más en personas jóvenes que muestran un poco más de conciencia y empatía. Sin embargo, también sabemos que hay muchos niños o adolescentes que no quisieran comer carne pero que sus padres se niegan, nuevamente, por temor a que no obtengan los nutrientes necesarios para su sano desarrollo. Ante esto, una alimentación 100% basada en plantas, ¿es segura para cualquier etapa de la vida del ser humano?

Así es, totalmente, y bien lo dice la Academia de Dietética y Nutrición (“AND” por sus siglas en inglés), anteriormente conocida como Asociación de Dietética Americana (“ADA”),  la cual se ha posicionado respecto a la dieta a base de plantas de manera favorable desde el año 1980 y establece que: “las dietas vegetarianas, apropiadamente planificadas, incluyendo las dietas veganas, son saludables, nutricionalmente adecuadas y pueden proveer beneficios a la salud en relación con la prevención y tratamiento de ciertas enfermedades. Estas dietas son apropiadas para todas las etapas del ciclo de la vida, incluyendo embarazo, lactancia, infancia, niñez, adolescencia, adultos mayores y para atletas. Las dietas basadas en plantas son más sostenibles en términos medioambientales que las dietas ricas en productos animales porque utilizan menores recursos naturales y están asociados con mucho menor daño ambiental”.

Supongamos que hay una persona con un padecimiento específico, ¿llevar una dieta vegetal sería contraproducente? En otras palabras, ¿existen casos en que las proteínas animales pueden ser necesarias para casos de salud muy concretos?

Podrían llegar a existir, sí. Pero definitivamente son casos muy concretos (y muy raros) y lo que se hace es ir valorizando para descartar realmente la posibilidad de una dieta 100% vegetal.

Uno de los aspectos claves para el buen rendimiento de deportistas es su alimentación, incluso para personas que van al gimnasio y quieren aumentar su masa muscular. Yo recuerdo pedir asesoría a un coach y me dijo que siendo vegana lograría resultados pero muy, muy, lentamente, y no tan evidentes como si consumiera proteínas animales. ¿Qué tanto de verdad hay en eso?

Retomando un poco lo comentado anteriormente, gran parte es el desconocimiento y falta de actualización sobre el tema, porque ok, vivimos en un mundo donde se nos ha inculcado que básicamente proteína es igual a carne, pero lo cierto es que dentro del mundo vegetal tenemos un montón de opciones (además de las leguminosas) para llevar una dieta alta en proteína, incluyendo un consumo óptimo de lisina, esencial para la síntesis de proteínas musculares y que puede traernos excelentes resultados, afortunadamente ya hay una gran cantidad de atletas que llevan una dieta basada en plantas que lo demuestran.

Tienes razón, muchos atletas de alto rendimiento están cambiando su alimentación a una basada en plantas, lo cual es genial para derribar viejas ideas. Pero, en cuanto a los alimentos de origen vegetal incluso algunos han tenido mala reputación, como la soya, ¿es realmente mala o por qué surge esta desconfianza hacia este alimento?

¡Ay, pobre de la soya que realmente ha tenido una muy mala reputación! Lo cierto es que es un alimento maravilloso (aunque no esencial) para las personas veganas (de hecho, para todas).

La soya es una fuente excelente de aminoácidos esenciales (muy similar a la carne) además de que es una gran fuente de los aminoácidos lisina y triptófano, que de pronto escuchamos que no es tan fácil de conseguir en la dieta basada en plantas (aunque no es así). Pero además de esto, evidencia sólida nos demuestra que la soya nos ofrece protección contra algunas condiciones de salud, sobre todo crónicas, incluso se ha estudiado un factor protector contra el cáncer de mama cuando se consume desde edades tempranas.

Podemos encontrarla en distintas presentaciones: el frijol de soya seco, los edamames (que son los frijoles de soya inmaduros al 75%, y bastante interesantes porque aportan los mismos nutrientes que el frijol maduro pero su sabor es mucho más ligero), la leche de soya, el tofu, el tempeh que es un fermentado de la soya, entre otras.

¡Nosotros somos team tofu! Bien, también tenemos que no todas las dietas vegetales son iguales, ya que hay dietas saludables y no saludables. ¿Nos puedes explicar las diferencias?

Más que catalogar las dietas como saludables o no saludables (que podrían condicionar el consumo de ciertos alimentos), me gusta más hablar en términos de densidad nutricional (es decir, la cantidad de nutrientes que nos aporta). En este sentido, sería una dieta más densamente nutricional cuando está basada en el consumo de alimentos naturales o procesados que nos aporten una buena densidad de nutrientes como es el caso del tofu o la leche de soya.

Por otro lado, una dieta que no es densamente nutricional está basada en el consumo de alimentos procesados y/o ultraprocesados y bajo consumo de alimentos naturales como frutas, verduras, leguminosas, nueces y semillas, y esto se ha relacionado con algunas condiciones de salud en personas que llevan una dieta basada en plantas como ha sido los niveles de triglicéridos elevados, entre otros.

Por cierto, hablando de nueces y semillas ¿qué hay de los alimentos ricos en grasas? Últimamente las dietas keto están alcanzado fama, incluso se habla de dietas keto veganas. ¿Podrías explicarnos en qué consiste y si es recomendable?

Una dieta cetogénica es aquella que hace hincapié en el consumo de alimentos ricos en grasas, un consumo moderado de proteínas y un consumo muy bajo de carbohidratos (menos de 50g de carbohidratos al día), esto con el fin de obligar al cuerpo a utilizar los ácidos grasos y cuerpos cetónicos como energía y que básicamente se utiliza para la pérdida de peso pero en realidad, aunque sí ayuda a este objetivo se ha demostrado en estudios que a largo plazo son igual de efectivas otro tipo de estrategias como las dietas altas en carbohidratos, por ejemplo.

Por otro lado, la considero muy poco sostenible porque a la mayoría ¡nos gustan los carbohidratos! como las frutas o la pasta y creo que de ninguna manera deberíamos restringir su consumo por un tema relacionado con el peso.

Y Sinaí, ¿alguna recomendación para incluir más proteína vegetal?

¡Claro! Incluir buena cantidad de leguminosas pero también otros alimentos como derivados, las harinas de las leguminosas, las pastas de lentejas, garbanzo, son una excelente opción, asimismo la soya y sus subproductos: tofu, leche de soya, tempeh, soya texturizada, edamames; de igual manera tenemos el seitán que es proteína de trigo, las carnes vegetales y la proteína en polvo. Todos estos alimentos nos ayudarán a incrementar la densidad proteica de la dieta.

Finalmente, como nutrióloga vegana, ¿podrías darnos algunos consejos para quienes desean iniciar una alimentación vegetal?

Siempre recomiendo consultar a profesionistas de salud con experiencia en el área, esto es primordial para una transición exitosa.

Por otro lado, la transición dependerá mucho de tus hábitos actuales. Lo cierto es que, cuando existe un motivo tan fuerte como adoptar una postura vegana, es entendible que queramos adoptar una dieta vegetal lo antes posible, así vivamos de alimentos ultraprocesados, pero es importante entonces consultar a tu nutricionista para no poner en juego tu salud.

Ahora, si tienes el hábito del consumo de grandes cantidades de alimentos provenientes de animales, entonces probablemente tu transición deba ser un poco más progresiva, esto con el fin de ir acostumbrando a tu cuerpo, tanto a los nuevos sabores, como a la disminución de los alimentos que antes consumías con frecuencia.

A pesar de que este proceso sea más paulatino, también te recomiendo consultar con profesionales de la salud que puedan guiarte en el camino para que vayas teniendo las herramientas nutricionales necesarias para realizar las mejores elecciones nutricionales para ti.

En realidad, una dieta basada en plantas no es difícil, pero sí es un modo diferente de obtener los nutrientes que nuestro cuerpo necesita, por lo que digamos que de alguna manera debemos “reaprender” sobre nutrición.

¡Muchísimas gracias, Sinaí! Por esta interesante charla, nos has despejado muchas interrogantes y, sencillamente, tus explicaciones han sido… ¡exquisitas! Qué fortuna platicar con una mujer admirable como tú. 

Sin duda, muchos de nuestros lectores querrán consultarte cómo experta que eres en nutrición basada en plantas, ¡y lo maravilloso es que también atiendes en línea!

Si buscas una nutrióloga vegana, te dejamos los datos de Sinai abajo:

Instagram: @sinaimorelos https://www.instagram.com/sinaimorelos/

WhatsApp: 777 233 38652

¡Déjanos un comentario!